Sacramentos

1. Sacramento del Bautismo. ¿Qué es el Bautismo? El primer sacramento de iniciación recibe, ante todo, el nombre de Bautismo, en razón del rito central con el cual se celebra: bautizar significa «sumergir» en el agua; quien recibe el bautismo es sumergido en la muerte de Cristo y resucita con Él «como una nueva criatura» (2 Co 5, 17). Se llama también «baño de regeneración y renovación en el Espíritu Santo» (Tt 3, 5), e «iluminación», porque el bautizado se convierte en «hijo de la luz» (Ef 5, 8).
Solicitud de fecha y datos: en el despacho parroquial (ver horarios).
Preparación y catequesis bautismal:
- Calendario Bautisma 2017: pinchar aquí
- Calendario de cursillos pre-bautismales 2017: pinchar aquí
Celebración
- Sábados mañana: 12:00h. (invierno y verano)
- Sábados tarde: 18:30h. (invierno) - 19:30h. (verano)
- Domingos mañana: 13:00h. (invierno y verano)

2. Sacramento de la Confirmación. Se llama Confirmación porque confirma y refuerza la gracia bautismal. El rito esencial de la Confirmación es la unción con el Santo Crisma (aceite de oliva mezclado con perfumes, consagrado por el obispo), que se hace con la imposición de manos por parte del ministro, el cual pronuncia las palabras sacramentales propias del rito. En Occidente, esta unción se hace sobre la frente del bautizado con estas palabras: «Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo». En las Iglesias Orientales de rito bizantino, la unción se hace también en otras partes del cuerpo, con la fórmula: «Sello del don del Espíritu Santo».
Solicitud de fecha y datos: en el despacho parroquial (ver horarios).
Preparación y catequesis de confirmación: (PONER FECHAS)
Celebración: (PONER INFORMACIÓN)

3. Sacramento de la EucaristíaLa Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna (ver horario).


4. Sacramento de la Penitencia y la ReconciliaciónEste sacramento es llamado sacramento de la Penitencia, de la Reconciliación, del Perdón, de la Confesión y de la Conversión. El Señor resucitado instituyó este sacramento cuando la tarde de Pascua se mostró a sus Apóstoles y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos (Jn 20, 22-23).
Celebración personal: a diario, domingos y festivos: antes de cada Eucaristía.
Celebraciones comunitarias: en Adviento y Cuaresma.


5. Sacramento de la Unción de enfermosLa Iglesia, habiendo recibido del Señor el mandato de curar a los enfermos, se empeña en el cuidado de los que sufren, acompañándolos con oraciones de intercesión. Tiene sobre todo un sacramento específico para los enfermos, instituido por Cristo mismo y atestiguado por Santiago: ¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor (St 5, 14-15).
Atención personalizada: a través de la Pastoral de la Salud o cuando se solicite a través del despacho parroquial.
Celebración comunitaria: en torno al domingo de la Pascua del Enfermo.


6. Sacramento del MatrimonioDios, que es amor y creó al hombre por amor, lo ha llamado a amar. Creando al hombre y a la mujer, los ha llamado en el Matrimonio a una íntima comunión de vida y amor entre ellos, de manera que ya no son dos, sino una sola carne (Mt 19, 6). Al bendecirlos, Dios les dijo: Creced y multiplicaos (Gn 1, 28). La alianza matrimonial del hombre y de la mujer, fundada y estructurada con leyes propias dadas por el Creador, está ordenada por su propia naturaleza a la comunión y al bien de los cónyuges, y a la procreación y educación de los hijos. Jesús enseña que, según el designio original divino, la unión matrimonial es indisoluble: Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre (Mc 10, 9).

Fecha y preparación de la documentación: en el despacho parroquial (ver horarios).
Preparación: es necesario realizar el cursillo prematrimonial y estar confirmado. (CUMPLIMENTAR INFORMACIÓN)

7. Sacramento del Orden. El sacramento del Orden es aquel mediante el cual, la misión confiada por Cristo a sus Apóstoles, sigue siendo ejercida en la Iglesia hasta el fin de los tiempos. 

Orden indica un cuerpo eclesial, del que se entra a formar parte mediante una especial consagración (Ordenación), que, por un don singular del Espíritu Santo, permite ejercer una potestad sagrada al servicio del Pueblo de Dios en nombre y con la autoridad de Cristo. 
En la Antigua Alianza el sacramento del Orden fue prefigurado por el servicio de los levitas, el sacerdocio de Aarón y la institución de los setenta «ancianos» (Nm 11, 25). 
Estas prefiguraciones se cumplen en Cristo Jesús, quien, mediante su sacrificio en la cruz, es el único […..] mediador entre Dios y los hombres (1 Tm 2, 5), el Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec (Hb 5, 10). El único sacerdocio de Cristo se hace presente por el sacerdocio ministerial. «Sólo Cristo es el verdadero sacerdote; los demás son ministros suyos» (Santo Tomás de Aquino).
El sacramento del Orden se compone de tres grados, que son insustituibles para la estructura orgánica de la Iglesia: el episcopado, el presbiterado y el diaconado.